Por y para ti…

Porque estaba solo en este mundo.
Porque faltabas en mi ser.
Porque te abrí mi corazón para que te quedaras.
Y te quedaste e hiciste de él tu hogar.
Porque así es tu naturaleza.
Lo era así en mis sueños y
lo es así en esta hermosa realidad.
Porque viniste sin avisar y
ahora moriría si te vas.
Porque reinventas nuestro amor
cada vez que inventas un beso,
cada vez que tu espíritu libre
sigue las líneas en la vereda
o pisa hojas secas en los parques.
Porque Tú eres así, única como eres.
Porque mi alma te esperaba emocionado.
Porque eras una promesa y ahora eres realidad.
Porque marcaste una época,
Dividiste el antes y el después de ti.
Porque me rehiciste con tus manos
y me reviviste con un beso.
Porque ahora sé lo que es el dolor
al haber besado tus lágrimas en tu mejilla.
Porque me enseñaste que los abrazos curan.
Porque sabes que me tienes en tus manos.
Porque sabes que eres dueña de mi amor.
Porque sueñas y sonríes.
Porque sabes lo que pienso antes que lo diga.
Porque me robas las palabras y el aliento.
Porque eres vida en mi vida.
Porque tu amor es inmenso como el cielo,
E infinito como el universo.
Porque tus manos son de ensueño,
Tan suaves y delicadas como tu ser,
Pero fuertes y versátiles como tu carácter.
Porque amo tu alma tal y como eres,
Porque todo en ti me gusta.
Porque fuiste hecha para mí.
Porque lo único que podría reclamarle a Dios
es el que nos hubiera juntado antes,
Pero incluso hasta eso es bendición,
Porque nos ayuda a comprender que al final
Siempre terminaríamos juntos y de su mano.
Porque no sé de poesía y aún así quiero escribirla
Porque sé que te gusta que me esfuerce,
Pero te digo y soy sincero
que no hay esfuerzo sino placer
al recolectar estrellas para ti.
Porque si me dijeras que tener en tus manos la luna
te haría eternamente feliz.
Yo te diría que construiría una escalera hacia ella
y la traería para ti.
Y tú me dirías “no podrías… pero aún así te amo”.
Porque eres así y así estoy loco por ti…
Porque eres mi bebita.
Porque eres mi princesa.
Porque te amo y me amas.
Porque sólo se me viene a la mente tu nombre
cada vez que cierro los ojos
y pienso en felicidad.
Porque yo por ti y tú por mi.
Porque eres y siempre serás… mi Ju

tengo a mi lado un ángel perdido en la tierra

tengo a mi lado un ángel perdido en la tierra

Para ti… princesa.

Anuncios

Abril

Una vez un buen amigo mio me contó algo bastante curioso; me dijo que a su pequeña hija le había puesto por nombre “Abril” y, ni bien había terminado de mencionar el nombre, agregó: porque es “La palabra de los Poetas”. Lo primero que se me vino a la mente fue la imagen de “la reportera que acompañaba a las tortuninjas”. Como vio que esa declaración no había provocado ninguna sorpresa en mí, me explicó a qué se refería con eso. Me dijo que el mes que los poetas utilizaban con mayor frecuencia en sus obras era precisamente “Abril”, e incluso también era muy utilizado por los cantantes y escritores. Aquello me pareció un detalle bastante curioso y sobretodo tierno de parte suya, ya que se esmeró en ponerle un nombre que para él tenía un profundo significado. Atrás quedó esa horrible tradición de ponerle los nombres a los hijos de acuerdo al día del calendario. Cómo una vez le dije a la niña de las palabras inventadas: Menos mal que esa tradición no llegó a afectar a mi padre, porque fácil que al final terminaba poniéndome un nombre como “Fiestas Patrias Zuñiga Rioja”…

Desde entonces procuro ver en cada obra literaria, poesía o canción que llegue a mis manos la cantidad de veces que los autores mencionan dicho mes. Será que ya estoy condicionado a buscar esa palabra o que en realidad es su palabra favorita, porque ya me he topado en muchas ocasiones con ella y al parecer le dan un valor mucho mayor al que le darían a un simple mes del año. Al menos para él, el valor de esa palabra desde que se lo puso a su hija se multiplicó.

Abril, “la palabra de los poetas”, tiene ahora un gran valor para mi. Muchas cosas sucedieron este mes que no pudieron ser contadas en su debido tiempo. Cada suceso vino cargado de mucha emoción y esperanza. El amor se afianzó en mi alma de una forma que nunca antes había experimentado. Las lágrimas se asomaron una vez más para cobrar ese trozo de tristeza siempre presente en los sucesos de la vida. Y mi paz creció para volverse mi aliada de aquí a la eternidad.

Este mes auguraba ser muy especial desde el inicio. El primer día trajo consigo una alegría junto a una tristeza, y aunque parezca extraño, estaban totalmente ligadas la una a la otra. Recuerdo que fue un día feriado lleno de quehaceres como lo son siempre aquellos días. El día transcurrió de lo más normal hasta la puesta del sol, fue desde entonces que la emoción se fue mostrando despreocupadamente con cada minuto que pasaba. Ese día y a esa hora había pactado con la niña de las palabras inventadas para vernos y compartir algo que siempre disfrutamos. A pesar de que nuestro reencuentro sucedió desde hace apenas medio año, vivimos vidas paralelas mientras estábamos alejados, sin saber siquiera el uno del otro (ver “8 años y 5 horas”). Nuestros gustos por la música no son muy diferentes, pero puedo asegurar que compartimos el mismo gran cariño por la música del “F”, aquel personaje que hasta ahora para algunas personas sigue pareciendo de mentira. Tal vez para algunos esto le parezca poco relevante. Déjenme decirles que nada se puede comparar a estar junto a la persona que amas, escuchando (y amando) las mismas canciones, cantándolas o simplemente tarareándolas. Para mi es todo un placer verla a mi costado, cantando distraída nuestras canciones y sonriendo cada vez que se da cuenta que la estoy viendo. Momentos como este no tienen precio y nunca los tendrán. Son cosas que sólo se pueden atesorar en el fondo del corazón, protegiéndolas del tiempo y el olvido. Tras una pequeña conversación en las gélidas calles oscuras y desiertas de aquel lugar (créanme que realmente lo estaban), decidimos dirigirnos lo más rápido posible al lugar del concierto. Aunque la duda estaba aún en nuestros corazones, decidimos en mutuo acuerdo disfrutar esa noche como nunca antes lo habíamos hecho, porque iba a ser único, teníamos el deber de hacerlo único por el bien de nuestros recuerdos. El concierto estuvo como siempre, cargado de buena música, gran emotividad y risas cómplices. Más que satisfechos y con una sonrisa enorme regresamos a nuestras casas, extasiados y por qué no decirlo, muy cansados.

Tal vez para algunos Semana Santa sea la semana más aburrida de todo el año o tal vez la “más divertida”. Lleno de películas que aunque viéndolas con “señal digital” no rejuvenecen en lo absoluto. Pero para mi fue totalmente distinto a todos los años pasados. Aunque no lo crean, extrañé mucho la televisión esos días. Una vez más lo vuelvo a repetir; hay cosas que en determinado tiempo pasan desapercibido frente a tus ojos, pero que en el momento oportuno cobran un valor incalculable. Cada dialogo de aquella única película que pude ver a la hora del almuerzo familiar quedó grabada en mi mente. Cosas que en un tiempo creí innecesarias se mostraban como palabras de aliento ahora. Las cosas que sucedieron en esa semana fueron muy nuevas para mi, pero me llenaron de una paz que nunca antes había sentido y que al parecer, podré sentir cada vez con más frecuencia.

El 12 de Abril, día de fiesta en mi alma y corazón, salí a paso apurado y con contratiempos en busca de aquella princesa que desde hace dos meses ilumina mi vida con su hermosa sonrisa. Ella me esperaba tan quietecita como siempre, como sólo ella sabe estar. Con una sonrisa inocente y casi avergonzada, estaba allí, en plena noche oscura y fría, esperándome, aunque sólo hayan sido unos minutos, sentía que nuestro tiempo se pasaba muy de prisa. Me acerqué a ella y nos sumergimos en un abrazo interminable. Como si un siglo nos hubiera separado. Yo me aferraba a ella y ella a mi. Casi no hubieron palabras durante unos minutos, pero su calidez me decía “estoy aquí amor… no te preocupes”. Cada vez el tiempo se va haciendo más pequeño y las ganas de estar a su lado se hacen más grandes. Era inevitable que la extrañara y era inevitable también que quisiera atrapar el tiempo a su lado. La noche transcurrió sin eventualidades y conversamos mucho como siempre lo hicimos, aunque yo me encontraba con una pequeña angustia en el corazón porque no había podido conseguir una ofrenda para nuestro día especial. Finalmente terminamos en “nuestro lugar” anunciando que nuestra noche se estaba acabando. Ella estaba recostada en mí y yo la abrazaba, y así estuvimos por un largo tiempo hasta que de pronto se dio la vuelta y me miro de una forma extraña, e inmediatamente cogió su bolso y empezó a buscar entre sus cosas. Al encontrar lo que buscaba me lo mostró. Era una pequeña cajita de forma curiosa. La puso en mis manos y con una señal me dijo que la abriera. Fue una total sorpresa para mi, no se cómo se dio su tiempo para poder conseguir aquel presente. Dentro de la cajita se escondía un pequeño dije de corazón que representaba nuestro pacto (dedo meñique ¿Recuerdas?). Dividimos el corazón en dos para tener cada uno la parte respectiva, y al igual que nuestro pacto, el mensaje sólo se puede leer cuando juntamos nuevamente el corazón. “Siempre – Juntos” se volvió el lema de nuestros corazones a partir de ese momento y para siempre.

Los días continuaban pasando como lo vienen haciendo estos últimos meses. Pero un personaje de papel secundario en esta historia de amor pidió su turno para aparecer en escena. La tristeza siempre va a querer su protagonismo, aunque no le demos nunca la libertad de hacer lo que quiera, ella siempre se querrá entrometer. Extrañamente ese día fue el más frió y oscuro de la semana. Como si presagiara lo que iba a ocurrir ese día. Era de noche cuando mi niña de las palabras inventadas y yo nos reunimos. A pesar de que nuestro encuentro fue tan dulce como siempre, el tiempo quería sobre todas las cosas el protagonismo de aquel oscuro personaje. El frió se hacía cada vez más crudo y con él se iba nuestro calor. Hablamos mucho, sobre muchas cosas y como siempre suele pasar en momentos como este, las lágrimas se asoman sin pedir siquiera permiso. Fue un momento difícil para nuestras almas que a pesar de estar abrazadas se sentían vulnerables. Pero también como siempre pasa, la tristeza se retira de la misma forma que aparece y nos deja a nosotros más fortalecidos. Hay cosas que son necesarias o tal vez inevitables, pero sus palabras ante esto fueron “Siempre vamos a estar juntos, aunque hayan momentos que opaquen nuestras sonrisas”. Y es verdad, nuestros corazones lo dicen y nuestras almas también. Días nuevos se acercan y nuestro amor cada día se hace más y más fuerte.

Es mi destino estar a su lado. Es nuestro destino el estar juntos porque así lo quiso Dios. No existe poder que pueda cuestionar nuestras miradas. Ni existen motivos para no celebrar el que tome su mano siempre y caminemos así “a donde nos lleve Dios, el viento, los caminos de la vita, y nuestros pies” ¿Recuerdas?… Mi hermosa niña.

Mi Ju y Yo... Siempre Juntos

Mi Ju y Yo... Siempre Juntos

Te vi venir…

Sólo por esta vez dejaré que otro hable por mi. No suelo dejar estas cosas a terceros, pero hay que ser sinceros U_U mi enemistad con la poesía aún no acaba, aunque planeo hacer las paces pronto ^_^’  sólo porque es lo único que me falta.

Te vi venir

Aún ni siquiera te tengo
y ya tengo miedo de perderte amor.
Que rápido se me ha clavado.
Que dentro todo este dolor. Es poco lo que te conozco
y ya pongo todo el juego a tu favor.
No tengo miedo de apostarte.
Perderte sí me da pavor.

No me queda más refugio que la fantasía.
No me queda más que hacer que hacerte una poseía.

Porque te vi venir y no dudé.
Te vi llegar y te abracé
y puse toda mi pasión para que te quedaras.
Y luego te besé y me arriesgué
con la verdad te acaricié
y al fin abrí mi corazón para que tú pasaras.
Mi amor te di sin condición para que te quedaras.

Ahora esperaré algunos días
para ver si lo que te di fue suficiente.
No sabes que terror se siente
la espera cada madrugada.

Si tú ya no quisieras volver
se perdería el sentido
del amor por siempre.
No entendería ya este mundo.
Me alejaría de la gente.

Sin Bandera.

A veces en la vida hay que darse un momento para ser cursi. Pero créanme que esa no fue mi intención. Ella lo sabe ^_^ es suficiente para mi.

Este tal vez sea el mejor autógrafo que he recibido ^_^ Gracias Ju. Y también gracias por forrar mi librito U_U