Palabras que aún no sé decir, pero hago como que las digo…

Nuevamente estoy aquí, en este cuarto oscuro y con el frió recorriendo mis pies, pero feliz por haber vuelto =)

No regreso de ningún lugar, pero no podría decir que estuve aquí todo este tiempo. Esta tierra tan conocida desde hace meses ha cambiado mucho para mi. Las cosas no están en su lugar. Alguien estuvo jugando con todo lo que pudo, pero no me enoja. Es una agradable sorpresa encontrar un cambio agradable, y es que mi ausencia lo propicia. Gracias le doy a este espacio que está para mi, para lo que hay aquí dentro y lo que siento allí afuera. Tengo tanto que decir que no sé por dónde empezar y lo más seguro es que no pueda decir nada.

Como sabrán los que leen este blog (cuatro gatos más o menos), ya cumplí año y cuatro meses con mi niña de las palabras inventadas, y lo digo ahora porque eso es lo más importante para mi. Ustedes han vivido todo este camino mediante mis propias palabras, aunque aveces muy melosas y cursis, pero mías al final. No puedo callar a mi corazón aunque lo desee, y el habla cuando quiere. Gracias a Dios los oídos que lo escuchan (u ojos que lo ven) saben a lo que me refiero. Tal vez algunos piensen que este blog debería llamarse de otra forma, como por ejemplo “para la niña de las palabras inventadas” o “TE AMOOOOOOOOOOOOOOO… (infinito)” y más cositas que a algunos les da roche decir, pero que sí les gustaría escuchar de alguien que se las diga. No callo mis palabras porque sé que ellas dirán siempre la verdad, y la verdad que sale del corazón es el regalo más valioso que se puede encontrar en la vida; puede hacerte reír y llorar a la vez; puede emocionarte o puede ponerte muy triste, pero nunca herirte, porque un corazón que ama, quiere lo mejor para el corazón amado; y aunque duras las palabras a veces son necesarias pero siempre que vengan antes de un fuerte abrazo y un TE AMO.

Este mes fue muy emotivo para mi, porque me encontré con mi eterna lucha. El querer, pero no poder. Todos tenemos algo que queremos hacer, pero nunca nos animamos a hacer, y no me estoy refiriendo a triunfar, porque eso es demasiado relativo. Me refiero a un deseo del alma que es frenado por un anti-deseo; aquel que te dice “¿Por qué desearlo? Si no es relevante”. Que cambio puede hacer en tu vida este deseo y la verdad es que a veces la respuesta es… “nada”. Pero en realidad es mucho más que eso…

Día del Padre con el Papá es algo que no sucede muy a menudo no? ¡¡¡Feliz día Papá!!! Decimos muy temprano y es lo único que tienen ellos de nosotros, porque su “motivo de ser” se va por ahí. Me refiero a nosotros, a los hijos, porque ¿Acaso hay padre sin hijo? En el día del Padre si. A mi me tocó quedarme todo el día con Él y disfrutarlo a la fuerza. Y eso hice ¿Mucho esfuerzo? Nah!!! Eso ya lo superamos hace mucho tiempo. Ahora me tocaba observarlo. Bien chamba hasta cuando descansa. No puede simplemente echarse a descansar, parece que le hubieran dado mucha cuerda, porque no puede quedarse quieto. Te entiendo viejito, solo quieres estar ocupado, eso te hace sentir útil, te hace sentir vivo, pero no es lo único ¿Sabes? Hay una película que está bien chévere y podemos ir ya que no vamos al cine juntos desde hace…. 15 años? jajaja mentira, el Cine Brasil no fue el único cine al que hemos ido juntos. También estuvo el CityHall donde recibí el primer trauma de mi vida O_O como puede alguien pagar para que lo depriman. Bueno, cada loco con su tema. Vamos que va a estar chévere. Azu, tantas salas hay?… ¬¬ Oe, lo del cine la Brasil fue broma… Primeros en la fila como nunca, claro si estuve parado 45 minutos pelándome de frió por culpa del bendito aire a condicionado. Tiempo que no te veía reír de esa forma viejito. Fue una buena elección. Que gusto saber que la pasaste bien, pero ya es tardecito. Otra vez lejos, ya no hay motivo para decirte ¡¡¡Feliz día!!! =( Y ahora? Habrá que inventar otro día del Padre mañana, y pasado mañana, y otro día más y otro. Que no se acaben los días, porque aún no sé decirlo si no es tu día y olvido que tu día es todos los días, porque no hay día del hijo para ti, porque todos los días que pasas aquí son para mi… y eso a veces lo olvido =(

Si estas palabras no se entienden espero que me disculpen. A veces me hablo a mi mismo, porque necesito recordar cosas importantes y quien mejor que yo para decírmelas.

 

Gracias por leer (y escuchar)… muchas gracias =)

Anuncios

Tiempo…

Tiempo… a veces queremos que pases muy rápido y otras que no te nos vayas de las manos tan de prisa. Eres cruel y santo en nuestras vidas porque logras librarnos y a la vez atraparnos en etapas tan distintas. Quiero dedicarte este post porque te lo mereces.

Cuántas veces he deseado momentos como este, en la que pueda desafiarte a un duelo de recuerdos. Muchas veces me hiciste verme a mi mismo en sueños y me mostrabas lo que era y me comparabas con los que soy. Tenías una risa burlona, pero cálida. Lo recuerdo muy bien. Quién soy yo para decirte qué hacer. De nada sirve mi voluntad ante ti y tus juegos.

Recuerdo un día, cuando estaba perdido en mi mismo, que una vez de niño me obsesioné con un hoyo en el piso. Era tan extraño este hoyo que vagamente recuerdo nunca haberle encontrado el fin. Y comencé a imaginar qué podría haber dentro… tal vez un duende escondido de la luz del sol que salía todas las noches mientras todos dormíamos para hacer sus travesuras en quién sabe dónde. O de repente arañas de un tamaño descomunal que alteraban al perro, quien asustado, sólo atinaba a ladrar. No lo sé, pero algo tenía que haber ahí. Un hoyo tan enigmático tendría que tener algo fantástico en su interior.

Cansado de esperar y nunca poder descubrir qué había dentro, decidí obligar a sus habitantes a escapar y mostrarse a plena luz del sol. Para lograr mi cometido utilicé muchos métodos de persuasión, bueno, los que estaban más a la mano y los que se me tenía permitido utilizar… y algo más.

Alambres de gran tamaño, agua, aceite, kerosene, perfume, arena, papel, fuego, etc, etc, etc. Qué no habré metido ahí. Una vez muy emocionado logré conseguir ron de quemar y lo eché con gran emoción. Al prenderlo casi me quemo las cejas por la fuerza con la que salió el fuego de aquel hoyo.

No recuerdo por qué ni cuándo perdí la obsesión por este pasatiempo tan extraño que tenía. Solamente recuerdo que el tiempo me lo hizo recordar. El mismo tiempo que ahora se presenta mientras escribo estas líneas y me recuerdan que hacía tiempo no escribía. No crean que era por falta de ganas, porque siempre las tengo. Hay muchas cosas que favorecen al que yo tome algo de mi tiempo de descanso para dedicarlo a este pasatiempo que estoy seguro, siempre disfrutaré.

Una vez más haz tomado tu cuota y te vas sin despedirte. Sé que volverás uno de estos días para seguir recordándome quién era, quién soy y quién seré.

Tiempo

Tiempo

Dedicado a la niño que hay en ti…

Yume Ni Go – Segunda Parte 1

Yume Ni Go

Segunda Parte

Capítulo 1 : Adiós

*—-*

Todo fue tan repentino. Muchos sentimientos tocaron mi alma en un instante sin darme tregua para reaccionar. Nunca entendí por qué paso todo y creo que a pesar de que el tiempo siga su camino no lo podré entender. Para mí era una escena muy conocida ver a mi papá sentado y solo, con su cabeza apoyada en sus manos. Nunca pude escuchar nada, ni una voz, ni un llanto. Sólo el silencio sepulcral que después de tantos años de contemplarlo logró atraparme a mí también. No sé si yo tendré culpa de esto, ya que Él siempre me miraba con pena, como si estuviera condenado a “vivir” lo que estaba viviendo. Empiezo a creer que fue así. Nunca conocí a mamá. Él nunca guardó una sola foto suya. Ni siquiera tengo noticias de gente que haya estado vinculada a ella. Murió cuando yo nací, eso es lo único que sé, no conozco el motivo ni la razón de su muerte. Papá nunca me habló de ella, de lo que le paso. Pero supongo que es cierto que murió. Siempre que alguien le preguntaba sobre su esposa, mi madre, a mi papá, el entristecía mucho, pero nunca daba razón de nada y muchas veces evitaba hablar sobre ese asunto frente a mí. Siempre su mirada furtiva al ser cuestionado, me miraba con esos ojos tan perdidos y esa era la señal para que me fuera. Nunca lo vi sonreír, estaba la mayor parte del tiempo pensativo, perdido en oscuros pensamientos tal vez, no lo sé. Sólo se daba el lujo de conversar con una señora que hasta hace poco me parecía muy extraña. Ella se llama Sara y vive en la casa del frente con su hija Miaki que curiosamente es la única persona con la que yo converso. Sara nunca me hablaba sobre mi papa, trataba de no mencionarlo en nuestras esporádicas conversaciones. Siempre que le preguntaba sobre él, se quedaba callada, me miraba y luego miraba en dirección a mi casa e inmediatamente cambiaba de tema de la mejor manera posible, yo siempre me daba cuenta de ello, pero tampoco insistía. Sabía que de alguna forma también le incomodaba. Como si hubiera algo que no le permitiera hablar. Una mañana Sara tuvo una conversación muy larga con mi papá. Fue algo bastante extraño. Yo estaba muy cerca de su casa. Quería hablar con Miaki, pero no quería encontrarme con mi papá en ese momento, así que esperé a que él se fuera de la casa de Sara para poder acercarme. Cuando mi papá dejo la casa se le veía más extraño que de costumbre, yo estaba acostumbrado a verlo muy pensativo siempre, pero esta vez me pareció extraño. Al llegar a casa de Sara, ella me recibió con un fuerte abrazo como siempre lo solía hacer, pero también estaba extraña. Mientras me hablaba se notaba en sus ojos la urgencia por decirme algo. Después de un diálogo casi sin sentido se dio cuenta que me estaba empezando a impacientar así que sólo atinó a decirme: “Cuida mucho a tu padre, cuídalo”, e inmediatamente entristeció. Eso me asustó mucho. A ella nunca la había visto triste. A pesar de haber perdido a su marido hacía ya bastante tiempo y de vivir sola con Miaki, era una mujer muy alegre. Siempre la recordaba así. Esa noche no pude dormir pensando en lo que me dijo. Miraba hacia el techo oscuro de mi cuarto, tratando de no pensar en ello. Trataba de imaginar algo que me haga sentir bien en ese momento, pero no encontraba nada. El viento que se colaba por la ventana ligeramente abierta estaba muy helado y hacia un ruido muy extraño al pasar. Ya era casi la una y media de la madrugada cuando unos ruidos espantosos  me hicieron poner de pie, estaba tan asustado que no me preocupé en ponerme los zapatos. Salí de mi habitación y seguí aquellos extraños ruidos. Los sonidos eran escalofriantes, no tenían ningún sentido, eran gemidos combinados con golpeteos, como un lamento agónico. A pesar de que estaba muy asustado sabía que algo malo estaba sucediendo y necesitaba saber qué era exactamente. Los ruidos se hacían cada vez más fuertes mientras me acercaba cada vez más a la habitación de mi padre. Abrí la puerta muy despacio y me asomé. Lo vi recostado sobre su cama, estaba asfixiándose, convulsionando a cada momento. Me asuste horriblemente, no sabía qué hacer, le gritaba: ¡Papá! ¡Papa! ¿¡Qué te pasa!? Él no decía nada, no podía decir nada. Yo sólo atiné a llorar horrorizado. Corrí a la cocina buscando como loco el teléfono y llamé a los bomberos. Ellos llegaron muy rápido y se lo llevaron al hospital. Yo me quedé en la casa, no sabía como actuar en ese momento. Nunca  antes había pasado algo parecido. Solamente me apoyé en la pared, fuera del cuarto de Papá, me senté y escondí la cabeza entre las rodillas, era lo único que podía hacer en ese momento. No podía parpadear, la imagen de Papá en la cama se me quedó grabada en la retina. Debe ser que estuve muy perturbado en ese momento, porque no me di cuenta cuando entró a la casa la mamá de Miaki muy alterada. Me preguntó qué había pasado, dónde estaba mi padre. Lo único que pude hacer fue abrazarla fuertemente y llorar, llorar mucho. Las lágrimas salían sin cesar a pesar de que cerraba los ojos fuertemente. Ella también me abrazó y no dijo nada más. Era la primera vez que lloraba de esa forma, nunca en mi vida había llorado como ese día. Sara me llevó a su casa y allí pase toda la noche.

 

continúa…

Diálogos sin nombre

La niña de las palabras inventadas me dijo una vez que el secreto para vivir mucho tiempo era alimentarse bien de joven y alejarse de todo vicio. Entonces me puse a pensar sobre eso. “Los vicios son peligrosos” me dije. Es posible que a pesar de que muchas veces se muestran como pasatiempos inofensivos, a la larga te pueden robar el tiempo y la vida.

Una vez hablando con el hombre de los tequilas le confesé mi deseo de ser inmortal y que tal vez para lograrlo la vida me quede corta. Entonces la niña de las palabras inventadas me dijo “Si te va a faltar tiempo será mejor que empieces a cuidarte desde ahora”. Suelo ser rebelde con ciertas cosas, pero en ese momento no pude decir nada. Finalmente quedé mudo y es que utilizaron mis propias palabras contra mí.

“La gente siempre te muestra lo que quieren que veas de ella” me dijo la chica de los pies fríos. “Sea cual fuese el medio, siempre lo hará” ¿Qué tan cierto es esto? Me pregunté ¿La gente no es lo que aparenta? O es que nosotros vemos caras maquilladas siempre. Yo pensaba que todos trataban de mostrar siempre lo mejor de sí, pero tal vez esto no sea siempre así ¿Nosotros vemos lo que quieren que veamos? ¿El lado hermoso? ¿El lado malo? ¿El lado oscuro? ¿El lado tierno? ¿El lado amable? ¿El lado odioso? ¿El lado agradable? ¿El lado agresivo? ¿El lado simpático? Aún me resisto a pensarlo. No se puede encasillar a todo el mundo y no todos tienen tanta frialdad en el alma.

Nosotros somos el reflejo de lo que nos ha tocado vivir. El pasado es el creador de nuestra personalidad, nuestros hábitos y costumbres. También de quiénes somos y a dónde queremos ir. La niña de las palabras inventadas me lo dijo también. “Tal vez el hecho de haber vivido cosas muy similares haya hecho que congeniemos tanto”. Nuestro pasado nos forma y nos une también.

El tiempo puede volverte una persona diferente a veces. Ahora lo sé muy bien. Nuestra vida muchas veces está sostenida por pilares que nos ayudan a llevarla de una mejor manera. Muchas veces cuando uno de ellos nos falta, sin darnos cuenta nos transformamos por su ausencia. Algo o alguien que nos sostenía de un lado desaparece y se lleva consigo esa parte. Pero la vida sigue, seguimos nuestro camino y nos seguimos formando con lo que nos queda. Olvidamos que ese pilar ya no está ahí y ya no nos hace falta. Pero qué pasa si ese pilar se cayó, no se fue, sólo se cayó. Tú lo necesitabas pero se cayó ¿Qué se puede hacer? ¿Podemos seguir nuestro camino sin él? ¿Debemos seguir nuestro camino sin él? No está bien ignorarlo y seguir nuestro camino. Ahora lo sé. Los pilares se pueden caer y muchas veces. Pero está en nosotros el volver a ponerlos de pie para que así nos sigan sosteniendo, porque aunque no lo queramos los necesitamos y mucho ¿Y los pilares se podrán volver a construir? Creo que sí. Los pilares siempre pueden volverse a construir, por eso no es bueno olvidarlos ya que siempre formarán parte de nuestras vidas.

La chica de los mini cua-cua me dijo que la amistad puede ser duradera aunque no se la busque. Los amigos no son designados nunca. Muchas veces los encontramos en los sitios más inesperados. En la calle mientras caminamos, en el trabajo mientras charlamos, en el pasado mientras recordamos, en el presente mientras vivimos. La amistad es algo que nunca se debe perder, así estemos muy lejos… o muy cerca… Es parte importante de nuestra experiencia y es sostén de nuestra vida.

“Ella” me dijo que los verdaderos amigos siempre quieren el bien tuyo ¿El amor al prójimo? Eso me sonó a frase del hombre de los tequilas. Pero tiene razón. Creo que el reconocimiento por haber hecho algo bien es muy necesario en nuestras vidas, y si este reconocimiento viene de alguien a quien hemos ayudado o aconsejado es tal vez el mayor premio que podamos recibir. Tenía razón el hombre de los tequilas, me estaba perdiendo de algo muy bueno y necesario. Y por eso le estoy muy agradecido.

La amistad es algo que nunca se debe perder. Aunque estés muy lejos… o muy cerca… se repite en mi mente. La niña de las palabras inventadas me lo reclamó con justa razón. No perderé ese pilar y no permitiré que se caiga. Ya no. Trataré de levantar todos mis pilares caídos, y los que no se han caído y aún me sostienen los protegeré con todas mis fuerzas. Es algo que me he prometido a mí mismo. Tal vez sea la promesa que regirá mi vida, pero quiero llevarla. Tal vez en un futuro pueda convertirme yo en uno, en un pilar. Y si es así, quiero ser el más fuerte de todos. Por eso los necesito a todos conmigo. Por siempre.

Post de Emergencia!!!

Aaaaaaaaaaah!!! Pensé que podía llegar a postear antes de las 12:00 am T_T es una pena. Si tan solo hubiera sido a las 11:59:59 pm del Domingo el Post se hubiera marcado al día 06 de Setiembre T_T. A menos que… aprenda a meterle mano a las fechas de los post XD jejeje.

Bueno, ya son las 12:04 am y no tengo idea de lo que escribiré. Mmmm bueno, entonces hablaré de las promesas. No sé si les pasa a ustedes, pero hay cosas que siempre olvido hacer a pesar de que alguna vez me lo haya prometido. Como aquel espejo que quiero poner en el baño y que ya han pasado más de 3 meses y sigue en el suelo. Un ejemplo más reciente es la agenda que quiero hacer con todos los contactos de mi celular (aprovechando que aún no se me pierde T_T). Ya estoy harto de tener que pedir a todo el mundo sus números de teléfono cada vez que pierdo mi cel ¬_¬”. Bueno, antes lo que solía hacer para poder cumplir si o si mis promesas era encerrarme en una habitación en silecio y hacer un juramento en voz alta de que cumpliré con mi promesa o sufriría las consecuencias y… aunque no lo crean, las cumplía. Que tiempos aquellos ^_^. Ahora cada vez es más difícil cumplir con mis propias promesas; soy demasiado indulgente conmigo mismo (…) que le puedo hacer ¿Cuál podría ser la solución a este problema? ¿Ponerme castigos? No, ni hablar. Esto es un pequeño problema, eso es todo. Si pude aprender a cocinar (al menos frejoles y estofado XD) creo que podré hacerlo con toda facilidad; sólo es cuestión de ponerme a pensar seriamente en esta situación. Tal vez no haya “tocado fondo” aún con este dilema, pero no esperaré a que llegue ese momento. LO PROMETO ^_^

Que gato para mentiroso!!!

Si un gato tuvo que parase para jurarlo, es que debe ser verdad no?