Extrañarte así…

Yo también me hice un día esa pregunta. Cuando noté que a pesar de recordarte a cada instante no tenía tu presencia a mi lado, tocándome el corazón como siempre lo hace. Estar lejos de ti siempre provocará este sentimiento de extrañar tu mirada, tu sonrisa, tus gestos, tu voz, tus imagen, tu esencia. Pero ahora lo sé bien que la tristeza no tocará mi corazón mientras tenga la esperanza de verte, aunque sea un instante, un segundo o por toda mi vida. Los días se hacen más cortos cuando te tengo en mi mente.

El día de ayer fue un día bastante agitado a pesar de ser (Supuestamente) de descanso. Tareas que dejamos pasar siempre se muestran cuando quieres descansar de verdad. Entrando y saliendo de mi habitación en la mañana y en la tarde para hacer una y otra cosa me mantenían ocupado física y mentalmente. Y cuando me sentaba un momento a descansar venías a mi mente y una sonrisa se me dibujaba. Me acercaba al escritorio y allí estabas, mirándome a través de ese curioso retrato “autografiado”. Es imposible no recordar tantas cosas, tus gestos, tu risa, tus bromas y justificaciones al hacerlas. Te amo demasiado, y aunque sé que pronto vendrás para seguir como siempre estuvimos, no puedo evitar extrañarte. Saber que no puedo llamarte para decirte “buenas noches amor” me pone triste. Es suficiente prueba para mi, es suficiente para saber que no quiero vivir sin esa bendición en mi vida. La de tu presencia y amor. Ahora que estás aquí, no le pido más a Dios que simplemente nos mantenga juntos por siempre y para siempre. Aunque vengan pruebas, el estar juntos será suficiente para saber que podemos seguir…

El día de ayer se fue, hoy es un nuevo día. La mañana traerá nueva luz, pero tu voz no me acompañará… te extraño.

Extrañarte así… mi niña de las palabras inventadas.

Anuncios