Adicto al Facebook…. yo?

Mmm… Es algo que me estuve preguntando estas últimas semanas ¿Puede llegarse a convertir el uso de Facebook en una adicción? Tras un análisis profundo en mi consciente e inconsciente pude descubrir que esto no es tanto así. Lo que realmente estaba sucediendo es que estaba siendo atrapado poco a poco por una aplicación aparentemente inofensiva.

Hace varias semanas me di cuenta que me mantenía demasiado tiempo metido en el Facebook, pero no hacía mucho ahí, sólo dejaba abierta la ventana por si “algo” sucedía. Estaba a la espera de algún evento o a una conversación con un amigo(a). De vez en cuando me animaba a ver uno que otro detalle en los perfiles y fotos de mis contactos y comentar alguno de ellos. Esa necesidad de tener la página abierta comenzó a preocuparme. Lo normal para mí es tener el messenger abierto todo el día, eso por si alguien quiere comunicarse conmigo, pero ¿El facebook?

Hay muchas aplicaciones interesantes en esta red social llamada la “red de redes”. Las que más utilizo son las de Pet Society, Twitter, Coutry Story, Biotronic y…”Restaurant City”… si…, Restaurant City es una aplicación interesante donde al crear una cuenta te conviertes en dueño de un restaurante. Al comienzo puedes ir decorando tu restaurante y contratando a uno o dos “empleados”, estos empleados son parte de tu red de amigos. Esto quiere decir que tus amigos trabajan para ti y están a tu completa disposición. A medida que vas atendiendo a los comensales vas ganando experiencia y vas obteniendo dinero con el cual puedes decorar tu restaurante o comprar productos para aprender nuevos platos. Obviamente con el paso del tiempo que tienes abierto tu restaurante, tus empleados van cansándose y necesitan comida o descanso para recuperar fuerzas. Al comienzo, cuando mis empleados se cansaban les daba de comer y se recuperaban al instante y podían seguir con la faena, pero había otra forma de recuperarlos sin la necesidad de gastar en comida jejeje Simplemente había que cerrar el restaurante y mandarlos a dormir a todos. Hasta ese momento todo estaba bien; había encontrado un jueguito que me gustaba y evolucionaba con el tiempo, pero… comencé a percibir en mí los síntomas del adicto a los juegos en red, estos eran:

  1. Cada vez que llegaba a mi casa era lo primero que abría.
  2. Al comienzo me quedaba pegado al juego observando como se movian e interactuaban con los comensales.
  3. Comencé a investigar sobre cómo mejorar mi juego.
  4. Me metí a foros a compartir mi afición con el juego.
  5. Comencé a animar a mis amigos a usarlo.
  6. Enseñaba a mis amigos los trucos que aprendía de mi investigación.
  7. Interactuaba de manera muy frecuente con los otros usuarios del juego.
  8. Y por último… lo más alarmante es que pensaba en algunos momentos del día ¿Cómo irá mi restaurante? jajaja

Siempre que llegaba a casa comenzaba a jugar y a repartir mi tiempo con otras actividades. Al irme a acostar me aseguraba que todos mis empleados esten con todas sus energías recargadas para dejarlos trabajando durante tooodo el día ^_^’ ¿Espeluznante verdad? jajaja XD.

Bueno, para probarme a mi mismo de que no era así, de que no me estaba “enviciando”, me animé a hacerme una prueba. 5 días sin jugar este bendito juego. 5 días sin ingresar siquiera a ver cómo está, ni ver qué esta sucediendo en la “Ciudad del Restaurante”. Y, adivinen qué. Ya voy 4 días…, Momento! ya estamos Viernes =D Eso quiere decir que puedo volver a jugaaaar!!! XD jajaja.

Naaaa! Es broma. Ahora que he probado que no es una adicción tendré que darle prioridad a otras cosas. Me he enterado por ahí que hay un par de juegos más con el mismo poder adictivo.

!!!A probarlos se ha dicho!!! XD

Captura de Restaurant City

Captura de Restaurant City