Inocencia

y dijo (Jesús): De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.

Mateo 18:3

Tal vez algo que nunca podremos recuperar humanamente será nuestra inocencia de la niñez. La vida nos hace cada vez más fríos, más calculadores, más desconfiados y menos inocentes. Lo peor de todo es que a mi edad (incluso ya varios años antes) la inocencia en un adulto viene a ser considerada signo de debilidad, de torpeza y hasta de vergüenza.

Humanamente no se puede recuperar la inocencia, pero es mandato divino el hacernos “como niños” para entrar en el reino de los cielos, y estoy seguro que Jesús no se refería al hecho de volvernos niños literalmente, sino al de recuperar de alguna forma nuestra inocencia.

Recuerdo que el año pasado una pequeña cantante folclórica sufrió un bochornoso episodio al ser víctima de chicos (y no tan chicos) que le hicieron una broma mientras hacía una transmisión en vivo mediante webcam. El hecho provocó muchas risas y una serie de parodias, que era lo de esperarse, pero lo más triste fue la reacción de algunos respecto a lo sucedido. Algunas personas tildaron a la cantante con apelativos totalmente fuera de lugar, insultos horribles y hasta denigrantes, sólo por el hecho de haber “caído en la broma”, sólo por el hecho de “ser inocente”.

Yo también he “pecado” muchas veces de inocente. Sí, pecado, porque para este mundo ser inocente es un pecado. Y he sufrido las consecuencias. Pero no me arrepiento de los actos por los que se me acusa, mis intenciones siempre han sido buenas, pero ante los ojos de maldad hasta lo bueno es malo.

Voy a seguir este camino, quiero en mí la tranquilidad de querer hacer las cosas por bien, por amor, por bondad, sin pararme a pensar cómo tomará la gente mis actos, porque cuando empiezas a pensar antes de realizar un acto de bien, considerando primero el “que dirán” antes que en tu prójimo que te necesita, entonces debes reconocer que debes mejorar algo en ti que no te ayuda sino te estorba.

Dios te bendiga.

Anuncios