Las matemáticas del amor: (Ocho años y cinco horas) + 1 año = Amor, loco amor…

A veces parece un sueño, pero es bastante real… Si tan sólo fue ayer me digo a mi mismo, no puede haber pasado ya todo un año desde aquella vez que la encontré de nuevo. Pues vale la pena recordar y leer cada palabra de lo que fue el retrato de un hermoso reencuentro… el día cuando la encontré…

“Ocho años y cinco horas” se llamó el escrito que tal vez haya marcado todo una época y mi vida a partir ahí. Dos protagonistas tiene esta historia y como en todo hermoso cuento de hadas hay una promesa de amor eterno. Cómo no recordarlo! Si marcó lo que es ahora mi presente…, nuestro presente. Como mi niña de las palabras inventadas me dijo no hace mucho: “Para mi es nuestro aniversario, porque todo lo que pasamos desde ese tiempo fue bonito” y es verdad. Todo el tiempo a su lado es hermoso, todo a su lado es hermoso, todo lo que tiene para mi es hermoso. Junto al recuerdo suyo viene una sonrisa en mis labios y un leve suspiro… “Mi Ju” digo suavemente casi sin darme cuenta y tras unos segundos de embriaguez regreso a la realidad… “Siempre me acompañas”… Hemos pasado hermosos momentos y quedarán grabados en nuestras almitas para siempre… hasta que Dios nos lleve hacia su promesa eterna y más allá…

Estamos tan sólo a unos minutos de cumplir un mes más de grandioso amor y deseo que estas palabras queden grabadas antes de eso, como muestra de que un mes más lleno de dicha llegó y se fue, dejando en nuestros corazones gran dicha y felicidad…

¡¡¡Feliz aniversario mi amor!!!

¡¡¡Ya se acerca el oficial!!!  Eeeeeeeeeeeee!!!!