Yume Ni Go – Segunda Parte 2

Yume Ni Go

Segunda Parte

Capítulo 1 : Adiós

*—-*

A pesar de todo lo acontecido pude dormir rápidamente. Creo que mi cuerpo sólo pudo atinar a hacer eso. Estaba demasiado exhausto para hacer otra cosa.

Al día siguiente fuimos al hospital a ver a mi padre. Él se encontraba bien según el doctor. Sara y el Doctor se alejaron de mí y empezaron a conversar, por algún motivo no querían que escuchara. Una vez terminada su conversación Sara le pidió que nos enseñara el cuarto donde estaba mi papá. Al llegar al cuarto Sara me dijo: “Espérame un momento Alex, te aviso para que entres ¿Ya?” Y entró sin que le pudiera responder. Yo me quede afuera esperándola, pero tanto misterio me tenía algo inquieto así que me acerqué a la puerta que estaba semi-abierta y pude escuchar sus voces muy ligeras. Al no poder entender lo que decían decidí asomarme cautelosamente para al menos observar lo que hacían. Ellos estaban hablando muy serios. Ella lo señalaba constantemente y también señalaba la puerta en alusiones a mí. Parecía que le estaba reclamando sobre algo. Después de un momento ella se calmó, se despidieron y salió de la habitación. Me alejé rápidamente de la puerta y me senté en la banquita que estaba cerca a la habitación. Sara me dijo que entrara a verlo. No se le veía muy bien, al parecer aún continuaba alterada, pero trataba de ocultarlo. Dudé en entrar, la verdad sentía algo de temor sin saber exactamente a qué. Finalmente me decidí a entrar cuando noté que Sara me lo iba a repetir.

Papá estaba recostado en la cama de costado, dándome la espalda. No se inmutó ni siquiera cuando hice ruido al patear de casualidad la mesita que estaba cerca de su cama. Esperé unos segundos a que volteara, pero tras resignarme a que lo hiciera le dije: “Hola Papa” Él no volteó a verme, solamente respondió muy serio:”Qué”. Y la habitación se puso muy silenciosa. Yo quería preguntarle qué había pasado, por qué le había sucedido esto, por qué no me dijo que se sentía mal, pero no pude. Sólo le pregunté tras esa larga pausa: ¿Estás bien? Esta vez tampoco volteo a verme, sólo respondió “Si”. Al ver que iba a ser imposible el poder hablar al respecto, decidí irme. Me despedí de él y me fui silenciosamente.

Tras dos días de hospitalización, le dieron de alta y regresó a la casa como si nada hubiera pasado. Mientras estuvo hospitalizado, Sara me invitó a quedarme en su casa. Ella no me quiso decir nada al respecto mientras estuve allí, y Miaki me dijo que ni siquiera estaba muy enterada de lo que había pasado ese día. Después de esos dos días, regresé a mi casa con mi Padre y todo siguió igual.

Estuve algo nervioso después de lo acontecido y me puse más atento con mi papá. Un día lo noté un poco mareado y le pregunté si se sentía bien. Él sólo agito la cabeza y continuó haciendo lo que estaba haciendo. Se notaba en su rostro algo de molestia por la pregunta que le hice, pero no dijo nada. Yo no lo hacía con ninguna mala intención, sólo quería estar atento por si necesitara de mi ayuda.

Pasaban los días normalmente, sin ninguna novedad, pero cuando mis preocupaciones por la salud de papá estaban desapareciendo, lo vi muy mareado, se notaba claramente, e incluso se apoyó en la mesa para no caerse. Me asusté mucho en ese momento y le pregunté: ¿¡Papá estás bien!? Estaba algo alterado. Él me gritó muy irritado ¡No me molestes maldita sea! Y se reincorporó. Yo también le grité, estaba harto de que se molestara por mi preocupación por él: ¡Solamente quería saber si estabas bien! Le dije ¡Y a ti que te interesa! Me respondió muy molesto. Yo le contesté: ¡Soy tu hijo, por eso me preocupo! y me quedé mudo cuando me dijo: ¡Yo no te pedí que lo seas! Me miraba fijamente a los ojos sin siquiera parpadear, estaba realmente furioso, pero también noté que poco a poco los ojos se le ponían rojos. Lo único que pude hacer en ese momento fue irme de ahí, no aguantaba verlo así, ni tampoco que me mirara de esa forma. Estaba muy molesto con él, nunca antes me había gritado, ni tampoco nunca antes había visto esa expresión en su rostro. Saqué mi casaca y algo de dinero de mi cuarto, y me fui a la calle sin decirle nada.

Simplemente no quería verlo.

Estuve caminando toda la tarde. No recuerdo exactamente qué caminos tomé, sólo me di cuenta de lo mucho que había estado andando porque se hizo de noche. Aún no me sentía con ganas de regresar a mi casa. Seguía molesto o triste, no sé, simplemente quería que ese sentimiento se me pasara primero, así que me fui a la casa de Miaki. Toqué el timbre y salió su mamá. Me preguntó a qué se debía mi visita y sobre todo tan tarde. Le dije que había quedado en hablar con Miaki a esa hora. No me gusta mentirle a la gente, pero fue lo único que se me ocurrió en ese momento. No quería que me pregunte sobre lo que estaba pasando. Sara me hizo entrar y llamó a Miaki. Me senté en el sofá a esperarla mientras que Sara subía a su habitación. Me dijo que no nos quedáramos hablando mucho tiempo porque ya era tarde. Miaki bajo de su habitación a recibirme, se notaba en su rostro algo de intriga, sobre todo por mi visita tan de noche. Ella sabía que no habíamos quedado esa noche para conversar, pero sólo me preguntó qué quería decirle. Yo le dije que sólo quería quedarme un momento en su casa y ella no puso objeción. Miaki era de las personas a las que no les gusta insistir en algo, sólo preguntaba una vez y eso le bastaba. Así que nos quedamos hablando hasta muy tarde. Llegó un momento en que se le notaba muy incómoda, le pregunté qué pasaba y me dijo que ya era muy tarde y que regresara, porque mi padre estaría preocupado. Yo le dije que a él no le interesaba y que el sabía que yo estaba aquí. Volví a mentir. El rencor que sentía aún no se me iba. Ella, como era su costumbre, no insistió más en el tema.

Me quedé en su casa hasta las 12 y 5 de la noche. Nunca antes me había quedado tanto tiempo sin avisarle a Papá. No sabía por qué esa incomodidad no me dejaba. Saliendo de la casa de Miaki me fui nuevamente a caminar. Caminé por lugares muy oscuros sin importarme nada; por parques, calles y callejones, hasta que poco a poco se me fue pasando ese sentimiento. Así que decidí regresar a casa. Mientras caminaba por una avenida que estaba a unas cuantas calles cerca a donde vivía, vi pasar un carro de bomberos muy aprisa. La calle estaba tan silenciosa que el sonido de la sirena me despertó de mis pensamientos. No le di importancia y seguí caminando. Ya más calmado, comencé a pensar que mi Padre realmente podría estar preocupado, era demasiado tarde e imaginé que así como yo, él también estaría más tranquilo. Así que acelere el paso.

Ya era las doce y cuarenta de la noche y vi pasar una ambulancia muy rápido, se dirigía en la misma dirección que yo. Ya estaba muy cerca de mi casa, faltaban unas 3 o 4 cuadras. No recuerdo bien. Al voltear hacia la calle donde vivía pude ver las luces rojas relampagueando. Me preguntaba que podía estar pasando y me acerqué rápidamente. Mi corazón comenzó a latir fuertemente cuando me di cuenta que la ambulancia y el carro de bomberos estaban estacionados frente a mi casa. Empecé a correr, pero llegué tarde porque empezaron su retirada. Estaban tan apurados que casi me atropellan. Me quedé cerca a la puerta de mi casa pasmado. No quería ni imaginar qué era lo que había pasado, cuando de pronto de mi casa salió la Sra. Sara llorando, se acercó a mi muy rápido y me abrazo fuerte diciéndome: “Todo estará bien, no te preocupes”. Desde ese momento supe que el que iba en la ambulancia era mi padre.

Continúa…

Anuncios