Nuevas Criaturas

Ya pasó más de un mes desde la última vez que escribí en este lugar, refugio del cambio y todo lo nuevo. Nuevas cosas han pasado y nuevos recuerdos quedaron grabados en lo más profundo y cálido de mi alma. Recuerdos que a modo de hito marcaron mi vida desde ese momento y para siempre.

Cuando hay decisiones que realmente generan cambios en tu vida te das cuenta que se crea un antes y un después. Decisión, palabra fuerte que puede resolver tantas cosas si decides tomarla con la voluntad que ello implica. Este mes que pasó fue muy hermoso y me llenó de gran esperanza. Pude encontrar muchas cosas que antes ni siquiera hubiera buscado. Entendí lo que es el amor, la amistad, el cariño y el reconocimiento de personas que jamás en mi vida pasada hubiera esperado. Y también pude entender que cuando Dios decide que ya es momento de que lo sigas… no sabes como, pero Él lo logra.

Quienes me conocen de tiempo tal vez se sorprenderán al leer lo que escribo en esta “carta”. Otros tal vez den un respiro de alivio, porque finalmente sus oraciones fueron respondidas. Y otros tal vez piensen que es momentáneo y que tarde o temprano se me pasará. Amigos, quisiera decirles que mi vida está llena de amor ahora y eso, eso no se puede rechazar. Todo lo que pedía y rogaba por tener alguna vez lo tengo ahora, nada me falta. Un nuevo corazón de carne reemplazó al de piedra, porque antes admiraba el amor de lejos y ahora sé lo que es en vida propia. Y es que cuando Cristo toca tu puerta y tu abres y lo dejas pasar, Él se sienta a tu lado y te dice “gracias, ahora como premio por tu valor te daré una nueva vida porque… la anterior acabó ya”.

Era una mañana fría de esas que sabes que a pesar de que salga el sol no te calentará lo suficiente. El viaje fue muy largo y de vez en cuando cambiaba de posición porque se me adormecía… bueno ya se imaginarán qué se me adormecía. El viaje en sí habría sido una prueba muy grande si la niña de las palabras inventadas no hubiera estado a mi lado. La risa siempre te calma y te hace ver las cosas con un matiz distinto, mas bonito y divertido. Llegamos a un lugar muy apartado de todo, donde reinaban el silencio y los árboles. Un aire puro nos llenaba los pulmones purificándolos y la presencia de caballos le daba al cuadro un aspecto pastoril haciendo de este viaje el más emocionante del año.

El tiempo era un recurso escaso ese día, ya que gran parte de él fue utilizado en la caravana. Todos sabían a qué habíamos ido a ese lugar, pero éramos pocos los que estábamos nerviosos ese día. El frió no cesaba y toda esperanza de que el sol calentara un poquito más se había esfumado. Lo único que nos quedaba por hacer era abrazarnos y darnos ánimo porque el frío sería una prueba más que superar, aunque eso ya no importaba. La decisión estaba tomada desde mucho antes de emprender el viaje.

El arrullo del río y canto de los pájaros nos decían que un momento como ese, no lo volveríamos a vivir jamás, y que lo teníamos que disfrutar al máximo con mucha alegría, pero… para ser sincero, los nervios también reclamaban su porción en aquella fiesta.

Todo fue muy rápido y sin darnos cuenta ya todos se estaban preparando para almorzar.  Un almuerzo ameno e inesperado para nosotros. Recién en ese momento nos dimos cuenta que no habíamos previsto el qué comeríamos ese día, pero otra vez nos tendieron aquella mano de rescate y amistad. Ya todo estaba preparado, nuestro lugar y nuestros proveedores. Recién en ese momento tomamos conciencia de lo que estaba sucediendo. El que tantas personas estuvieran presentes ese día. El que todos ellos hayan decidido emprender ese viaje tan largo (y para muchos desconocido), sin importarles siquiera la complejidad de este y lo que demandaría. Todo eso nos habló de un cariño que no se podría vivir en otro lugar ni con otras personas.

Aquel día terminó muy rápido, pero dejó en nosotros una nueva alegría, un nuevo motivo para sentirnos felices, con mucha esperanza y sobre todo con amor en nuestras almitas. Amor que se mantienen hasta hoy y si Dios quiere, durarán por siempre.

Que más podría contarles amigos míos. Los que siguen este blog se habrán dado cuenta que los 12 de cada mes son días de celebración para mí. El mes que pasó nuestro día cayó Sábado y por tal motivo fue muy bonito y de doble celebración. Como suele pasar todos los Sábados, el día se pasó volando. Apenas alcanzamos a pasar unas horas juntos, solos los dos. Pero el tiempo no importa ahora, sino el hecho de poder disfrutar cada segundo a su lado, así sea solo mirarnos a los ojos por un largo tiempo, como los gatos. Sólo eso importa. Mi princesa y yo de la mano de Dios… Forever and ever…

Together ... for ever and ever, amen.

Anuncios

2 comments

  1. JU · julio 12, 2010

    Together… FOR EVER AND EVER no importa lo que venga no importa lo que pase porque Dios esta con nosotros =D y al igual que tu amo cada momento que pasamo , adoro nuestra historia asi como es ^^

    • khraom · julio 16, 2010

      Nuestra historia se escribe con tinta del color más hermoso ^_^ y tomamos la pluma de la vida con cada segundo, cada respiro. Estoy agradecido por nuestro tiempo mi amor, muy agradecido. Es el mejor regalo que haya recibido alguna vez en mi vida y el único requisito para mantenerlo es… cuidarlo con mucho amor ^, ^ Me parece el más justo de los tratos =D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s