Abril

Una vez un buen amigo mio me contó algo bastante curioso; me dijo que a su pequeña hija le había puesto por nombre “Abril” y, ni bien había terminado de mencionar el nombre, agregó: porque es “La palabra de los Poetas”. Lo primero que se me vino a la mente fue la imagen de “la reportera que acompañaba a las tortuninjas”. Como vio que esa declaración no había provocado ninguna sorpresa en mí, me explicó a qué se refería con eso. Me dijo que el mes que los poetas utilizaban con mayor frecuencia en sus obras era precisamente “Abril”, e incluso también era muy utilizado por los cantantes y escritores. Aquello me pareció un detalle bastante curioso y sobretodo tierno de parte suya, ya que se esmeró en ponerle un nombre que para él tenía un profundo significado. Atrás quedó esa horrible tradición de ponerle los nombres a los hijos de acuerdo al día del calendario. Cómo una vez le dije a la niña de las palabras inventadas: Menos mal que esa tradición no llegó a afectar a mi padre, porque fácil que al final terminaba poniéndome un nombre como “Fiestas Patrias Zuñiga Rioja”…

Desde entonces procuro ver en cada obra literaria, poesía o canción que llegue a mis manos la cantidad de veces que los autores mencionan dicho mes. Será que ya estoy condicionado a buscar esa palabra o que en realidad es su palabra favorita, porque ya me he topado en muchas ocasiones con ella y al parecer le dan un valor mucho mayor al que le darían a un simple mes del año. Al menos para él, el valor de esa palabra desde que se lo puso a su hija se multiplicó.

Abril, “la palabra de los poetas”, tiene ahora un gran valor para mi. Muchas cosas sucedieron este mes que no pudieron ser contadas en su debido tiempo. Cada suceso vino cargado de mucha emoción y esperanza. El amor se afianzó en mi alma de una forma que nunca antes había experimentado. Las lágrimas se asomaron una vez más para cobrar ese trozo de tristeza siempre presente en los sucesos de la vida. Y mi paz creció para volverse mi aliada de aquí a la eternidad.

Este mes auguraba ser muy especial desde el inicio. El primer día trajo consigo una alegría junto a una tristeza, y aunque parezca extraño, estaban totalmente ligadas la una a la otra. Recuerdo que fue un día feriado lleno de quehaceres como lo son siempre aquellos días. El día transcurrió de lo más normal hasta la puesta del sol, fue desde entonces que la emoción se fue mostrando despreocupadamente con cada minuto que pasaba. Ese día y a esa hora había pactado con la niña de las palabras inventadas para vernos y compartir algo que siempre disfrutamos. A pesar de que nuestro reencuentro sucedió desde hace apenas medio año, vivimos vidas paralelas mientras estábamos alejados, sin saber siquiera el uno del otro (ver “8 años y 5 horas”). Nuestros gustos por la música no son muy diferentes, pero puedo asegurar que compartimos el mismo gran cariño por la música del “F”, aquel personaje que hasta ahora para algunas personas sigue pareciendo de mentira. Tal vez para algunos esto le parezca poco relevante. Déjenme decirles que nada se puede comparar a estar junto a la persona que amas, escuchando (y amando) las mismas canciones, cantándolas o simplemente tarareándolas. Para mi es todo un placer verla a mi costado, cantando distraída nuestras canciones y sonriendo cada vez que se da cuenta que la estoy viendo. Momentos como este no tienen precio y nunca los tendrán. Son cosas que sólo se pueden atesorar en el fondo del corazón, protegiéndolas del tiempo y el olvido. Tras una pequeña conversación en las gélidas calles oscuras y desiertas de aquel lugar (créanme que realmente lo estaban), decidimos dirigirnos lo más rápido posible al lugar del concierto. Aunque la duda estaba aún en nuestros corazones, decidimos en mutuo acuerdo disfrutar esa noche como nunca antes lo habíamos hecho, porque iba a ser único, teníamos el deber de hacerlo único por el bien de nuestros recuerdos. El concierto estuvo como siempre, cargado de buena música, gran emotividad y risas cómplices. Más que satisfechos y con una sonrisa enorme regresamos a nuestras casas, extasiados y por qué no decirlo, muy cansados.

Tal vez para algunos Semana Santa sea la semana más aburrida de todo el año o tal vez la “más divertida”. Lleno de películas que aunque viéndolas con “señal digital” no rejuvenecen en lo absoluto. Pero para mi fue totalmente distinto a todos los años pasados. Aunque no lo crean, extrañé mucho la televisión esos días. Una vez más lo vuelvo a repetir; hay cosas que en determinado tiempo pasan desapercibido frente a tus ojos, pero que en el momento oportuno cobran un valor incalculable. Cada dialogo de aquella única película que pude ver a la hora del almuerzo familiar quedó grabada en mi mente. Cosas que en un tiempo creí innecesarias se mostraban como palabras de aliento ahora. Las cosas que sucedieron en esa semana fueron muy nuevas para mi, pero me llenaron de una paz que nunca antes había sentido y que al parecer, podré sentir cada vez con más frecuencia.

El 12 de Abril, día de fiesta en mi alma y corazón, salí a paso apurado y con contratiempos en busca de aquella princesa que desde hace dos meses ilumina mi vida con su hermosa sonrisa. Ella me esperaba tan quietecita como siempre, como sólo ella sabe estar. Con una sonrisa inocente y casi avergonzada, estaba allí, en plena noche oscura y fría, esperándome, aunque sólo hayan sido unos minutos, sentía que nuestro tiempo se pasaba muy de prisa. Me acerqué a ella y nos sumergimos en un abrazo interminable. Como si un siglo nos hubiera separado. Yo me aferraba a ella y ella a mi. Casi no hubieron palabras durante unos minutos, pero su calidez me decía “estoy aquí amor… no te preocupes”. Cada vez el tiempo se va haciendo más pequeño y las ganas de estar a su lado se hacen más grandes. Era inevitable que la extrañara y era inevitable también que quisiera atrapar el tiempo a su lado. La noche transcurrió sin eventualidades y conversamos mucho como siempre lo hicimos, aunque yo me encontraba con una pequeña angustia en el corazón porque no había podido conseguir una ofrenda para nuestro día especial. Finalmente terminamos en “nuestro lugar” anunciando que nuestra noche se estaba acabando. Ella estaba recostada en mí y yo la abrazaba, y así estuvimos por un largo tiempo hasta que de pronto se dio la vuelta y me miro de una forma extraña, e inmediatamente cogió su bolso y empezó a buscar entre sus cosas. Al encontrar lo que buscaba me lo mostró. Era una pequeña cajita de forma curiosa. La puso en mis manos y con una señal me dijo que la abriera. Fue una total sorpresa para mi, no se cómo se dio su tiempo para poder conseguir aquel presente. Dentro de la cajita se escondía un pequeño dije de corazón que representaba nuestro pacto (dedo meñique ¿Recuerdas?). Dividimos el corazón en dos para tener cada uno la parte respectiva, y al igual que nuestro pacto, el mensaje sólo se puede leer cuando juntamos nuevamente el corazón. “Siempre – Juntos” se volvió el lema de nuestros corazones a partir de ese momento y para siempre.

Los días continuaban pasando como lo vienen haciendo estos últimos meses. Pero un personaje de papel secundario en esta historia de amor pidió su turno para aparecer en escena. La tristeza siempre va a querer su protagonismo, aunque no le demos nunca la libertad de hacer lo que quiera, ella siempre se querrá entrometer. Extrañamente ese día fue el más frió y oscuro de la semana. Como si presagiara lo que iba a ocurrir ese día. Era de noche cuando mi niña de las palabras inventadas y yo nos reunimos. A pesar de que nuestro encuentro fue tan dulce como siempre, el tiempo quería sobre todas las cosas el protagonismo de aquel oscuro personaje. El frió se hacía cada vez más crudo y con él se iba nuestro calor. Hablamos mucho, sobre muchas cosas y como siempre suele pasar en momentos como este, las lágrimas se asoman sin pedir siquiera permiso. Fue un momento difícil para nuestras almas que a pesar de estar abrazadas se sentían vulnerables. Pero también como siempre pasa, la tristeza se retira de la misma forma que aparece y nos deja a nosotros más fortalecidos. Hay cosas que son necesarias o tal vez inevitables, pero sus palabras ante esto fueron “Siempre vamos a estar juntos, aunque hayan momentos que opaquen nuestras sonrisas”. Y es verdad, nuestros corazones lo dicen y nuestras almas también. Días nuevos se acercan y nuestro amor cada día se hace más y más fuerte.

Es mi destino estar a su lado. Es nuestro destino el estar juntos porque así lo quiso Dios. No existe poder que pueda cuestionar nuestras miradas. Ni existen motivos para no celebrar el que tome su mano siempre y caminemos así “a donde nos lleve Dios, el viento, los caminos de la vita, y nuestros pies” ¿Recuerdas?… Mi hermosa niña.

Mi Ju y Yo... Siempre Juntos

Mi Ju y Yo... Siempre Juntos

Anuncios

6 comments

  1. Helena · abril 23, 2010

    Y felizmente tampoco se siguió la tradición de tu padre por que sino cuantos albertos, alejandros, y tocayos tuyos habría en este país y niñas sin nombres ya q no hemos tenido presidentas jajajajaja.
    Cambiando de tema cual será tu risteza mencionada? bueno no importa si tienes con quien compartir que sigan siendo bendecidos.

  2. VERONICA · abril 26, 2010

    Realmente yo no he creido mucho que en estos tiempos exista el amor puro duradero ya que con la rapidez de la vida actual y lo malograda que esta gente son pocas las esperanzas, no lo he visto mas que en las historias, peliculas, canciones, ect….pero al leer lo escribes me hace creer que por lo menos hay uno de cada cincuentamil en el mundo que realmente es sincero en lo que siente y lo expresa tal cual aunque realmente es muy dificil esplicar un sentimiento y creeme el mismo hecho de sentir es dificil pero….. tu ya lo sabes y te felicito amigo eres un romantico y no es malo creeme es extraño bueno espero encontrar a mi uno dentro de todos lo cincuentamiles que hay jajjay con unas caracteristicas extras claro jejjeme alegro que hayas encontrado la paz y la estabilidad en tu vida y deseo que siga asi por siempre espero que no te alejes mucho de los amigos eee cuidate y que Dios te bendiga y a los tuyos.

    • khraom · abril 26, 2010

      Ahora sé que sus bendiciones hacia mí, amigas mías, siempre han sido verdaderas =). Sólamente ahora puedo comprender muchas cosas que antes no podía. Y eso… sólo puede ser divino.

      Todo en esta vida tiene un propósito. Sabes cuando alguien viene hacia ti con verdad y buenos sentimientos. Cuando sientes que esa persona sólo trae para ti felicidad porque así te lo demuestra, es el momento en el que decides romper tus barreras y tus miedos. Sabes que esa persona no te hará daño, solamente a venido a curar tus heridas y lo único que te pide a cambio es que cures las suyas también. En ese momento es cuando sabes que realmente el amor puede existir. Cuando sólo trae lo bueno. Ella me enseñó un camino que había olvidado, pero no me dejó solo, sino que tomó mi mano y me guió (y lo sigue haciendo) con una sonrisa que ha quedado grabada en mi corazón, y por la que siempre lucharé hasta el fin de mis días ^_^…

      No me olvido de ustedes. Los buenos amigos no se pueden olvidar. Gracias por sus bendiciones =) siempre. Ahora sí me siento en capacidad de poder desearles las mismas bendiciones que ustedes lo han hecho y siguen haciendo hasta ahora U_U. Que Dios las bendiga ahora y siempre ^_^

  3. JU · mayo 6, 2010

    5 historias por el precio de1!!!?
    Tuvieron que pasar 8 años y 5 horas (9 años enrealidad) y ahora henos aquí… =) Hemos visto pasar 2 estaciones juntos y han sido las mejores, promesa del dedo meñique, a donde nos lleven los caminos de Dios, de la vita… recuerdas siempre mis palabras no? xD
    Te amo, nada ni nadie podra desequilibrar esto mientras estemos sujetos de la mano de el de arriba 😉 y asi es!!!

    Pd: Gracias x las bendiciones a tus amigas

    • khraom · mayo 31, 2010

      =O ahora si ya no fueron 5 historias por el precio de 1 >.< jajajaja. Tus palabras siempre serán actuales. Las lea el día que las lea, siempre encontraré en ellas mucho amor. Gracias por disfrutar de mis palabras, sólo tú las inspiras amor ^, ^ como si no fuera suficiente decírtelo siempre. Te amo con todo lo que tengo mi princesa =D y si tuviera más, también le pertenecería a tu amor ^_^.

      Gracias por leer mi alma…

  4. Pingback: Los números de 2010 « Webmaster Of Puppets

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s